¿Las nuevas tecnologías son malas para los niños?

Ni las nuevas tecnologías ni Internet son buenas ni malas en sí mismas, depende del uso que se haga de ellas. Conocerlas y controlar el uso que nuestros hijos hacen de ellas es fundamental para que sean una herramienta beneficiosa para su desarrollo y no todo lo contrario.

Las nuevas tecnologías forman parte de nuestras vidas, mucho más de las de nuestros hijos ya que han nacido inmersos en ellas y no conciben la vida sin un móvil, una tablet o conexión a internet. Por eso, es habitual ver a niños de 3 años jugando con una tablet o a niños de 8 años con móvil propio.

Para muchos padres esto es perjudicial y se sienten amenazados por las nuevas tecnologías, pero no hay que tenerles miedo, solo saber controlarlas.

De hecho, aunque es cierto que existen potenciales peligros en las redes (ciberacoso, sexting, robo de datos, abuso de las mismas…), también hay muchos aspectos positivos. Son una fantástica herramienta educativa, permiten el acceso a información al instante, mejoran el aprendizaje de ciertas áreas, posibilitan la interrelación con personas de otros países y culturas, aumentan las posibilidades de ocio, etc. Por lo tanto, las nuevas tecnologías son buenas para el desarrollo personal y el aprendizaje de los chicos, solo hay que seguir una serie de consejos al usarlas:

  1. Limitar el tiempo de uso a una hora como máximo, aunque depende de la edad del chico y del uso que haga de las mismas (no es lo mismo usarlas para estudiar que para jugar).
  2. El uso de móviles, tablet u ordenadores debe hacerse en el salón o una sala común para que los padres puedan vigilar el tiempo y las páginas o aplicaciones que se usan. Nunca dejar al niño usarlas solo y encerrado en su habitación.
  3. Poner controles parentales en todos los dispositivos con acceso a internet para evitar el acceso a ciertos contenidos o páginas peligrosas. Navegar con tu hijo para que aprenda a hacer un uso responsable y seguro de Internet.
  4. Bloquear la información saliente (nº de teléfono, datos personales, etc.).
  5. Conocer y comprender cómo funcionan las redes sociales e internet para poder controlar el uso que hace el niño de las mismas.
  6. Explicar a tu hijo la importancia de no contestar e-mails o cualquier otro tipo de comunicación que sea inapropiado, no facilitar nunca datos personales ni imágenes privadas y, ante cualquier comentario incómodo o molesto, avisaros.
  7. No renunciar a los juegos y actividades clásicas en pro de las nuevas tecnologías ya que una combinación de todas ellas es lo más beneficioso para el desarrollo del niño. Manualidades, deportes al aire libre, juegos de mesa… No están obsoletos ni hay que aparcarlos de nuestras vidas.

Foto: Creado por Prostooleh – Freepik.com

2018-03-13T11:39:23+00:00