¿Por qué a los niños les gusta pintar en las paredes?

Si tienes hijos pequeños, en algún momento acabarás viendo cómo las paredes de tu casa se llenan de garabatos, señales y dibujos de los niños que no entienden por qué no pueden aprovechar ese “lienzo” tan blanco y tan grande para plasmar sus mejores ideas creativas.

Y es casi todos los niños acaban pintando en un momento u otro las paredes de su casa, ya sea con materiales fáciles de eliminar, como lápiz o tizas, o con otros que no tendrás más remedio que pintar encima para quitar totalmente, como rotuladores permanentes.

¿Por qué ocurre esto? En primer lugar, porque los niños pequeños no entienden, hasta que no se lo explicas tú, que pintar en las paredes es algo malo. Ellos están acostumbrados a probar y explorar su curiosidad con los medios que tienen a su alcance, y uno de ellos es pintar con sus pinturas favoritas en cualquier sitio, ya sean las pardees, los muebles o el suelo.

Y es que hasta que no ven tu cara de horror cuando corren contentos a enseñarte su última obra de arte, no comprenden que han hecho algo malo. Por lo tanto, a la hora de regañarle (sobre todo si es la primera vez) debes tener en cuenta que no lo ha hecho para molestarte o para arruinar la pintura del salón, sino que realmente no sabía que estaba haciendo algo malo.

Además, es posible que te haya visto algún día pintar en la pared una señal o marca para colgar un cuadro o una estantería. O incluso que hayas dibujado algo en la pared para decorarla o que te haya visto pintarla. Y, claro, él no entiende qué diferencia hay entre lo que tú has hecho y lo que ha hecho él. Por eso, si tu hijo ha pintado la pared, no debes ponerte como un basilisco, sino que debes hacer lo siguiente:

1- Explícale claramente lo que ha hecho mal y por qué.

2- No le regañes ni lo castigues ya que realmente no sabía que estaba haciendo algo malo. Eso sí, una vez que le has explicado el problema y ves que lo ha comprendido, a la segunda vez sí deberás enfadarte ya que esa vez lo estará haciendo a sabiendas de que se lo has prohibido y busca retarte para ver cómo actúas. Lo mejor en este caso es que le obligues a limpiar lo que ha estropeado para que aprenda la lección.

3- Quizá el problema es que no tenía a mano un material adecuado para pintar. Por eso, debes dejar siempre a su altura folios, cartulinas o una pizarra para que pueda dibujar y pintar cuando le apetezca.

4- Explícale bien claro dónde se puede pintar y dónde no para que sepa cómo debe actuar a la siguiente vez.

Foto: Creado por Chevanon – Freepik.com

2017-11-22T09:47:44+00:00