Llega la época del frío y las lluvias, por lo que no se puede salir todas las tardes a jugar al parque y es necesario buscar entretenimientos para que los niños se diviertan encerrados en casa toda la tarde. Te damos unas cuantas ideas.

Desde que recogemos a los niños a las 4 de la tarde en el colegio, hasta que los acostamos a las 9, la tarde se puede hacer interminable si no podemos bajar un rato con ellos al parque. Más aún si se trata de un fin de semana de lluvia y viento en el que no se puede salir de casa en todo el día.

Y aunque es bueno dejar que los niños se aburran a ratos y aprendan a divertirse ellos solos, también es conveniente tener unas cuantas ideas de actividades entretenidas para cuando empiezan a subirse por las paredes:

1- Juegos de mesa

Cartas, Parchís, la Oca, el Monopoly… son muchos los juegos de mesa que existen para niños desde los 4 años. Estos juegos son la excusa perfecta para pasar un rato divertido en familia, fomentar la comunicación y fortalecer los vínculos.

Existe una gran variedad de juegos para todos los gustos y edades.

2- Manualidades

Hacer un collage, pintar un cuadro, colorear, hacer un disfraz artesano… las posibilidades en lo que a manualidades y actividades artísticas se refiere son infinitas.

Si tu imaginación no da mucho de sí, puedes recurrir a ideas y tutoriales de internet con actividades diferentes y originales.

Es buena idea que tengáis una caja o armario con todos los materiales necesarios para hacer manualidades juntos.

3- Montar una obra de teatro

A los niños les encanta disfrazarse y simular que son otra persona, sobre todo si se trata de un personaje mágico o de ficción como un caballero, un príncipe o un pirata.

Podéis escribir vuestra propia obra de teatro o buscar una sencilla adaptada a la edad de los niños.

Solo con preparar los trajes, el atrezo, ensayar la obra y escenificarla, tenéis para varias tardes de diversión.

4- La hora de la lectura

Leer es siempre emocionante y apasionante. Pero fomentar el amor por la lectura en los niños no siempre es fácil. Por eso debéis procurar que os vean leyendo y leer con ellos a menudo.

Podéis crear un rincón de lectura en casa y leer en voz alta aquellas historias que más les vayan a gustar. Escenifica la historia, pon voces a los personajes y demuestra a tus hijos lo maravilloso que puede ser sumergirse en un buen libro.

5- ¡A cocinar!

¿Qué hay mejor que merendar unas tortitas con nata hechas por nosotros mismos? Deja que tus hijos que ayuden a cocinar la merienda o la cena. Hay muchos platos divertidos y fáciles de hacer entre todos como tortitas, crepes, bizcocho o pizzas.

Así, además de pasar un buen rato, les enseñaréis a cocinar, algo esencial para su futuro.

Foto: Creado por Teksomolika – Freepik.com