Estudiar los dibujos de los niños nos puede dar muchas pistas sobre cómo se sienten. De hecho, es uno de los métodos más usados por los psicólogos cuando un niño tiene problemas: pedirle que dibuje algo.

Cuando los niños pintan, plasman su interior en esos trazos que pueden parecernos simplemente garabatos, pero que en realidad son mucho más.

Saber lo que significan los dibujos de los niños y cómo interpretarlos nos puede decir mucho acerca de ellos: si están tristes o alegres, si tienen algún problema, cómo se sienten en relación a los demás miembros de la familia, etc.

La manera en la que un niño dibuja a su familia es muy reveladora y nos da muchas pistas sobre él. Tanto, que es una de las primeras cosas que se le pide a un niño cuando acude a un psicólogo por cualquier problema o trastorno.

Hay que tener en cuenta lo que dibuja, en qué orden lo dibuja, la posición de las figuras, así como su tamaño.

Por ejemplo, la primera persona a la que dibuje generalmente es la más importante para él, por lo que suele situarlo en el centro del folio. También es importante para él la persona dibujada a la izquierda del todo ya que el lado izquierdo es el de las emociones.

Si se dibuja primero a sí mismo, es egoísta y narcisista (algo habitual en menores de 4 años).

Tiene mucha relevancia si en el dibujo familiar falta algún miembro, ya que probablemente signifique que está enfadado con esa persona o la rechace por algún motivo. En el caso de un hermano, por ejemplo, puede deberse a celos.

Y si dibuja a algún miembro de la familia si un brazo o sin mano, o si los brazos son demasiado cortos, significa que tiene un problema afectivo con él.

Dibujar a una persona separadas de los demás también implica problemas con esa persona, quiere verla lejos.

Es bastante habitual que el niño se coloque entre sus padres, lo que representa seguridad. Aunque también puede colocarse más cerca de uno de los dos, indicando que pasa más tiempo con esa persona o, por el contrario, que pase muy poco tiempo y está reclamando más a través del dibujo.

Para comprender bien el dibujo de un niño no basta solo con observarlo, hay que preguntar al niño sobre él y ver cómo reacciona para entender bien lo que está intentando transmitir a través de su arte.

Foto: Creado por V.ivash – Freepik.com