¿Cómo mejorar la concentración de los niños?

Si tu hijo es muy despistado y le cuesta concentrarse en una sola tarea, especialmente aquellas relacionadas con los estudios, hay muchos consejos que puedes seguir para aumentar su capacidad de concentrarse en aquellas tareas que puedan resultarle más aburridas.

El desarrollo del cerebro es un proceso que dura toda la vida, aunque tienen especial relevancia los primeros 25 años de vida de una persona, ya que es cuando las diversas experiencias y estímulos conforman el cerebro, la personalidad y las diferentes capacidades, entre ellas la concentración. Por lo que el mejor momento para mejorar la concentración de tu hijo es ya.

No obstante, debes tener en cuenta su edad ya que antes de los 2 años es normal que apenas pueda mantener la atención en lo mismo durante más de unos minutos. Su capacidad de aprendizaje a esta edad es tremendo y todo le llama la atención, por lo que es normal que cambie constantemente de actividad. Sin embargo, a partir de los 3 años su capacidad de concentración comienza a aumentar, por lo que puedes empezar a seguir estos consejos:

  1. Potencia la escucha activa en tu hijo. Escuchar atentamente requiere una gran capacidad de concentración, por lo que puedes fomentar el lenguaje y la comunicación para que tu hijo se acostumbre a escuchar de verdad a los demás. Escúchale tú, cuéntale cuentos, deja que pregunte, etc.
  2. Fomenta el orden en su vida. Tanto el orden externo, enseñándole a recoger y mantener ordenado su cuarto, como interno, proporcionándole una serie de rutinas. Y es que las rutinas son muy beneficiosas para los niños ya que les aportan seguridad y favorecen su aprendizaje y concentración.
  3. Enséñale paciencia y a respetar los tiempos. Aprender ciertas habilidades, como tocar un instrumento, requiere mucha paciencia y concentración. Debes hacerle ver que es necesario tomarse todo el tiempo que haga falta para llevar a cabo ciertas actividades con éxito. Las prisas son enemigas de la concentración.
  4. Procura que duerma al menos 10 horas al día. El descanso es fundamental para que la mente esté activa y pueda concentrarse. Por eso, los niños pequeños necesitan una siesta después de comer hasta los 4 años para que su mente pueda concentrarse en las actividades de la tarde.
  5. Dale una dieta sana y equilibrada rica en alimentos que ayuden al desarrollo del cerebro, como los ácidos grasos omega 3. Además, comer regularmente, cada 3 o 4 horas, proporciona energía al cerebro y evita la irritabilidad, la falta de concentración, etc. No te saltes el almuerzo del mediodía o la merienda. Igualmente, está comprobado que la deshidratación reduce la concentración.
  6. Fomenta el interés y la motivación del niño hacia diversas actividades. Estimulando su actividad mental mejoras su concentración.
  7. Evita el abuso de los videojuegos, la televisión, el ordenador o el móvil, que repercuten negativamente en la concentración del niño en una sola tarea.
  8. Fomenta actividades como los juegos de mesa o el dibujo. Muchos juegos de mesa ayudan a potenciar la memoria o la concentración. También la música y las artes plásticas aumentan esta capacidad.
2018-01-16T11:04:17+00:00