Para que tu hijo pueda desarrollar su creatividad y pintar, es necesario que le proporciones todos los materiales necesarios, y cuanta más variedad, mejor.

Existen muchos tipos de materiales para dibujar y colorear. Lo mejor es empezar por aquellos más sencillos, sobre todo si tu hijo tiene entre 1 y 4 años. En esta edad, los más convenientes son:

– Ceras blandas: ideal para niños porque cubre rápido y es fácil de usar, aunque no permite gran precisión.

– Pintura de dedos: es la mejor para bebés o niños muy pequeños ya que les permite crear con sus propias manos.

– Témperas al agua: se disuelven en agua y cubren fácilmente usando pincel, esponja, sellos caseros… Fácil de lavar de la ropa.

– Rotuladores al agua lavables: existen rotuladores de muchos tipos, algunos de ellos permanentes, por eso es mejor usar rotuladores lavables al gua si hablamos de niños que enseguida se manchan la ropa.

– Tizas: a todos los niños les encanta pintar con tizas sobre una pizarra. Dibujos no permanentes pero también muy creativos y divertidos.

– Lápices de colores: básicos en todas las casas y colegios. Actualmente existen lápices de punta más gruesa para niños más pequeños.

Además del material para pintar, hace falta un soporte para pintar. La variedad también es grande en este campo, aunque lo normal para estas edades es usar folios o cartulinas. Se pueden comprar sueltos o en cuadernos.

A partir de los 4 años, la destreza de los niños es mayor y ya pueden empezar a usar materiales más complicados y diversos:

– Pinturas al óleo: es la pintura que se usa en los cuadros importantes. Elaborada a base de aceite, por lo que para limpiarla y disolverla se utilizan diluyentes como el aguarrás. Sus colores son brillantes y duraderos. Se trabaja sobre lienzo o madera, mancha y es muy difícil de limpiar. No es fácil de usar, no es aconsejable para niños menores de 10 años.

– Acuarelas: es una pintura al agua cuya principal característica su transparencia, es decir, la posibilidad de trabajar superponiendo capas de pintura para obtener la intensidad deseada. Se trabaja con mucha agua y es más complicada que la témpera ya que, si se pinta muy oscuro, no se puede aclarar a posteriori.

– Rotuladores de todo tipo.

– Acrílicos: la pintura acrílica seca rápido y una vez seco, es difícil limpiar de la ropa por lo que es apropiado para chicos mayores.

– Pintura de tela: perfecta para pintar camisetas, manteles, murales de tela, etc.

Foto: Creado por Pressfoto – Freepik.com