La decoración de la habitación de tu bebé es un tema muy importante, te damos unas cuantas ideas para que resulte original y diferente.

Una de las cosas que más ilusión hace a cualquier mamá o papá es preparar la habitación de su hijo: pintar las paredes, montar los muebles, ordenar sus cositas, etc. Si estás en este momento y quieres alguna idea original y diferente, echa un ojo a estas ideas para decorar la habitación de tu pequeño:

  1. Las paredes dan mucho juego, no te limites a pintarlas de un color azul o rosa según el sexo de tu bebé. Puedes pintar cada pared de un color diferente o dibujar en una de ellas algo especial como un paisaje, animalitos, etc. Busca colores suaves, nada estridentes.
  2. Otra opción para las paredes, si la pintura no es lo tuyo, es colocar un vinilo. Los hay de muchos modelos en el mercado.
  3. Además de pintar o decorar lo que es la pared, puedes colocar en ellas muchos ornamentos como fotos haciendo un collage, fotos enmarcadas, fotos colgadas de una cuerda de tender, estanterías, cuadros o, cuando tu bebé crezca y sea capaz de pintar, sus primeros dibujos.
  4. Para el suelo, es bueno tener una colchoneta de goma EVA para que el bebé pueda jugar libremente y desarrollar su motricidad. También puedes colocar una alfombra, pero tienes que poder lavarla a menudo para que no acumule ácaros y suciedad.
  5. Las cortinas son otro elemento imprescindible ya que no solo consiguen tapar la luz cuando el bebé duerme, sino que también son muy decorativas. Busca unas que alegren la habitación y sean fáciles de lavar y planchar.
  6. Las huellas de manos y pies también quedan muy bonitas y personales, aunque tendrás que esperar a que el bebé nazca para completarlas.
  7. Otra buena idea es poner su nombre en la puerta de la habitación con letras y dibujos especiales. Puedes pintarlo o colocar letras de papel o madera pegadas.
  8. Deja volar tu imaginación, pero sin pasarte. Las habitaciones recargadas y con muchos objetos pueden resultar asfixiantes, además de que hay que intentar que el bebé tenga espacio para explorar y que no haya objetos que puedan resultar peligrosos cuando empiece a gatear.
  9. Los colores deben ser alegres y neutros, nada oscuro o muy chillón ya que ciertos colores pueden alterar el ánimo del bebé.
  10. Mientras sea bebé, pon en su habitación solo los muebles indispensables para que haya el mayor espacio posible.